Monolitos / Colectivo Estética Unisex / Lorena Estrada – Futuro Moncada

Monolitos / Colectivo Estética Unisex / Lorena Estrada – Futuro Moncada

Monolitos / Colectivo Estética Unisex / Lorena Estrada – Futuro Moncada

Monolitos / Colectivo Estética Unisex / Lorena Estrada – Futuro Moncada

Monolitos / Colectivo Estética Unisex / Lorena Estrada – Futuro Moncada

Monolitos / Colectivo Estética Unisex / Lorena Estrada – Futuro Moncada

Monolitos / Colectivo Estética Unisex / Lorena Estrada – Futuro Moncada

Monolitos

“Monolitos” alude a las formaciones de piedra compuestas por una sola pieza, que han sido generadas, o bien a través de la erosión natural o por obra del hombre, quien las extrae de las canteras para ponerlas en pié de manera escultórica y con un sentido ritual o conmemorativo. Esta serie de seis imágenes dobles explora en las significaciones posibles de este objeto simbólico y retoma la contemplación objetiva desarrollada por autores como Karl Blossfeldt y Hilla y Bernd Becher, quienes obtuvieron su imaginario a partir de una interpretación de las catalogaciones propias de la botánica.

“Monolitos” genera una relación dialógica entre naturaleza y cultura industrial, que indaga en sus múltiples tensiones y contradicciones y, augura posibles desenlaces en un contexto civilizatorio que urge cada vez por más espacio. Las líneas divisorias entre lo natural y lo artificial desencadenan, hoy en día, una mirada que dista, en mucho, de la que se tuvo durante el alborozo de la modernidad. Es así como, de manera paradójica, el crecimiento humano se haya limitado por las fuerzas que en un momento se empeñó en dominar y de las cuales hoy, más que nunca, depende nuestra existencia.

“Monolitos” plantea, a su vez, la correlación entre dos tipos de estructuras “escultóricas”: aquella que posee una historia generada por los procesos naturales y, aquella otra, que aparece cada vez más en vertical, como resultado del desarrollo urbano y la densificación de los poblamientos en las ciudades contemporáneas. De esta manera, una es reemplazada gradualmente por la otra, mediante una lógica que instaura “paisajes” artificiales y, con estos, nuevas relaciones significantes en la cotidianidad.

Las dos propuestas fotográficas que allanan el camino de “Monolitos”, nos remiten a la contemplación de la realidad como un sistema taxonómico de imágenes. La primera es obra de Karl Blossfeldt, fotógrafo alemán de finales del siglo XIX e inicios del XX, quien desarrolló una mirada pormenorizada e inquisitiva de la naturaleza minúscula, y cuyo propósito era enseñar, a sus estudiantes de artes decorativas, la manera de diseñar obras inspiradas en el entorno natural, mediante imágenes impactantes y sencillas que revelaran las estructuras, las esencias mismas de las formas vegetales.

La segunda propuesta es el resultado del trabajo conjunto de Hilla y Bernd Becher, pareja de fotógrafos alemanes que desarrollaron una metodología similar de trabajo en la segunda mitad del siglo XX: sistemática y cientificista, pero esta vez con una referencia diferente: las construcciones emblemáticas de la modernidad: silos, tanques de gas y de agua, salientes de minas, altos hornos, y demás estructuras industriales y operativas que hacen parte de un proyecto de sociedad en permanente cambio. Estas clasificaciones rigurosas documentan los avances científicos y sus procesos, como si se tratara de efigies herrumbrosas, resultado de los malabares revolucionarios del hombre constructor de la máquina y destructor de su realidad inmediata.